Y ese es un DIEZ!

Cada día son más las personas que hacen lo posible por mantener una vida saludable. Cuidan lo que comen, preparan batidos de vegetales y frutas, dejan la carne, el café y siguen cuanta nueva recomendación les hacen para encontrar el balance. No hay fórmulas mágicas pero sí hay opciones simples para mejorar nuestra vida diaria, nuestra salud, nuestras relaciones y nuestro futuro profesional y financiero. Todo en un solo día. Bueno, un día a la vez (10 pasos cada día) para mejorar nuestra vida drásticamente.

Para hacerlo no necesitamos invertir millones en programas especializados, tampoco necesitamos ser sabios ni genios, y menos comprometernos a algo imposible de cumplir.
Los *10 hábitos comprobados científicamente están al alcance de todos y muchas veces son menospreciados. Sin embargo, se sabe que reducen el estrés, nos hacen más creativos, nos ayudan a mejorar la memoria y en general, nos convierten en mejores personas de lo que somos.

¿Cuánto vale este remedio que promete ser tan maravilloso? Cero. Es absolutamente gratis y todos los seres humanos pueden tener acceso a él, ya mismo. Eso si, hay una condición y es “abrir los ojos” para verlo porque fácilmente entre correos electrónicos, llamadas, compromisos y responsabilidades se pueden pasar de largo o esfumarse.

Aquí van los 10 hábitos diarios que van a cambiar tu vida:

Salir y disfrutar de la naturaleza: al hacerlo deja el celular, observa a los animales, escucha los ruidos a tu alrededor… Conecta por un rato con ese mundo diferente y relájate.

Hacer ejercicio: sabemos lo importante que es pero no mucha gente lo practica consistentemente. ¿Buscas algo que te haga más inteligente, feliz, sexy, y que además te ayude a dormir mejor? ¡Bingo! Disfruta tu cuerpo y siéntete mejor contigo mismo.

Compartir tiempo con tu familia y amigos. Esa conexión social no solo te hace más feliz sino que puede protegerte de enfermedades, y ayudarte a generar más dinero. La soledad puede llevar a otras condiciones aún más graves.

Expresar gratitud. Cuando aprendemos a desprendernos del “por qué a mí” y valoramos todo lo que nos rodea empezamos a ver resultados maravillosos. Agradecer nos hace mejores personas y nos multiplica resultados.

Meditar: esos minutos de conexión entre el alma, el cuerpo y el espíritu, son vitales. Si buscas el significado de la vida, necesitas un poco más de atención para lo verdaderamente importante y tienes muy poco tiempo… ¡meditar es para ti! No te quita más de una hora, pero si te quita los síntomas de depresión, fatiga y ansiedad.

Dormir lo suficiente: estar cansado roba felicidad a cuenta gotas. Existen más probabilidades de enfermarse y menos de concentrarse. Dormir ayuda a tomar mejores decisiones, a rejuvenecerse y a hacer lo correcto. Hasta una siesta mejora el estado de alerta y las habilidades en el trabajo.

Asumir nuevos retos: eso te ayuda a estar en la jugada y a que tu mente se mantenga despierta. Aprender otro idioma, bailar, tomar clases de música. Al pasar el tiempo, la mayoría de las personas se arrepienten de haberse quedado disfrutando de la comodidad y del menor esfuerzo.

Reír: de algo, de uno mismo o de una situación. Es una manera de reducir las enfermedades y vivir mejor. Es como contar con una vitamina diaria que incluso a nivel de la pareja les ayuda a mantenerse unidos.

Tocar: abrazar, dar la mano, acariciar… Puede ayudarte para persuadir y además a reducir el estrés y el riesgo de enfermedades.
Ser optimista: una de las mejores herramientas para ser exitoso y triunfar. Confianza y seguridad en ti mismo te llevarán lejos. No se trata de ser arrogante, se trata de ver el lado bueno de cualquier situación.

*Fuente informativa: artículo tomado del blog “Barking Up the Wrong Tree” (bakadesuyo.com) .