Pilar muy Personal – Mis 7 Pasos antes de decidir

Dicen los que van al gimnasio con frecuencia que en los últimos 6 meses nunca lo habían visto tan lleno como hasta ahora… Todos sabemos la razón y todos sabemos lo que pasará en un mes aproximadamente… Año nuevo, promesas y buenas intenciones.

Muchas oportunidades llegan sin avisar y con cara de trabajo y es por eso que mucha gente no las aprovecha. Aunque yo hago un plan de lo que va a hacer mi año, las grandes cosas que han pasado en mi vida han llegado sin previo aviso y sin buscarlas, eso no quiere decir que sin haberlas trabajado.
Les cuento a que me refiero y les comparto mi proceso mental de 7 pasos para tomar una decisión sin arrepentimientos.

Un lunes en la tarde, estoy trabajando en mi computador cuando recibo la llamada de la próxima presidente de la Asociación Nacional de Oradores, me dice que tiene un trabajo para mí. Tomo apuntes y cuando cuelgo comento en voz alta: “no voy a aceptar este ‘trabajo’, requiere demasiado tiempo, no tienen presupuesto. ¡¡No me puedo comprometer!!”. No es precisamente un contrato pero sí es una responsabilidad con la que no podría jugar. Si digo que sí, me comprometo con la organización y debo cumplir. Pongo en la balanza los pros y los contras. Me han elegido para ser la co-presentadora del programa de radio y de la serie de videos que una vez al mes se envían a los miembros de la organización. ¡Vaya vitrina!

Mis 7 pasos:
1. Frente a lo desconocido. Es algo completamente nuevo para mí pero esta en perfecta alineación con mi propósito, solo por eso tiene sentido.

2. Reto: Es hacer entrevistas en inglés por lo que empecé a practicar de inmediato. Requiere tiempo, dedicación y esfuerzo.

3. Miedo. Me pasaron mil pensamientos por la cabeza. Que si mi acento, que si mis habilidades, que si esto o lo otro. Por unos días estuve tentada a decir que no, pero pensaba “sé que me voy a arrepentir si veo a otra persona en ese estudio de grabación, sabiendo que soy yo quien debiera estar allí”.

4. Disciplina. Cuando decidí decir que sí también decidí contratar a un coach para aprender a pronunciar mejor, y comencé a leer más en inglés y a repetir todo tipo de sonidos y nociones.

5. De la nada. La llamada y el ofrecimiento llegaron de sorpresa pero no por eso al azar. Las personas que me dieron esta oportunidad me vieron dar un discurso hace dos meses y quedaron inspiradas y fascinadas con lo que vieron ese día. Lo que hagas hoy determina lo que te pase mañana…

6. Haz lo mejor que puedas. Inevitable pensar en uno de los cuatro acuerdos de la obra escrita por Don Miguel Ruiz, y a la vez reflexionar en que cada vez que tengo una presentación me preparo a conciencia y con todas las de la ley. Aún si eso significa repetir 50 veces las palabras que con tanta naturalidad pronuncié el día en que me otorgaron el premio de la mujer hispana del año (puedes ver un previo corto del discurso en mi canal de YouTube Pilar Ortiz).

7. El esfuerzo da frutos. Nunca me pasó por la mente ser una de las presentadoras de ese programa que llega a unos 3.000 conferencistas en su gran mayoría americanos, pero quienes me han visto en acción creyeron en mí y consideran que voy a hacer un muy buen trabajo. No los defraudaré. Tan pronto decidí decir que sí y aceptar el reto, comencé a hacer lo que siempre le recalco a mis clientes o estudiantes:

– Aprender a superar el miedo enfocándote en lo que puedes hacer y sin tratar de vencerlo a la fuerza.

– Ser agradecida/o con todo lo que pasa en nuestras vidas.

– Repetir en voz alta frases y párrafos porque la práctica nos hace mejores.

– Sopesar cómo nos vamos a sentir cuando veamos que alguien más está en el rol o desempeñando un trabajo que era sin dudarlo para ti.

– Paga el hacer las cosas bien. Lo mejor que podamos. No dejar nada a la improvisación.

Una vez tomo mi decisión, ya no vuelvo a mirar hacia atrás. Nada es al azar.